NÚMERO DE PRUEBAS: 12793150

¿Qué es LTE?

LTE (en ingles Long Term Evolution) es un estándar nuevo desarrollado para la telefonía móvil y en teoría ha de ser el sucesor de los estándares 3G. El objetivo principal de este estándar nuevo es poner el énfasis en la funcionalidad de la banda ancha móvil. LTE fue aprobado oficialmente en 2008, la versión comercial del sistema se puso en marcha en 2010, y se espera su presencia plena en el mercado de telefonía móvil en el período de los anos 2012-2015.

 
Las características básicas de Long Term Evolution son las siguientes:
 
El aumento de la velocidad máxima de la transmisión y la reducción de los retrasos en la transmisión de información. Las pruebas prácticas llevadas a cabo han demostrado que en el entorno urbano es posible conseguir la velocidad de la transmisión de datos de 175 Mbit/s, en terrenos difíciles la velocidad de 100 Mbit/s y en las condiciones óptimas de laboratorio hasta 200 Mbit/segundo. Los retrasos resultantes pueden ser de hasta 10 milisegundos, que es el valor diez veces inferior que el retraso medio en la tecnología HSDPA.
La simplificación de los procedimientos de gestión de la infraestructura de red y las conexiones. El estándar LTE puede utilizar los sistemas y líneas de telefonía móvil existentes (en algunos casos en la versión más o menos reducida); esta tecnología también permite llevar a cabo una fácil modernización con el fin de adaptarse a la gama completa de servicios y características ofrecidos por LTE. Los dispositivos compatibles con el estándar Long Term Evolution apoyarán las características como la optimización automática de la conexión de red (intensidad de la senal, protocolo de la transmisión, algoritmo de modulación etc.), configuración automática de los protocolos de transporte (por ejemplo TCP/IP) y la compatibilidad con el estándar Plug’n’Play.
La posibilidad de conectar los palmtops, ordenadores portátiles, las consolas de videojuegos (con el uso de un módem dedicado a este tipo de dispositivos) a la red de telefonía móvil aparte de los teléfonos móviles de cualquiera generación, y en algunos casos se pueden conectar incluso las cámaras o los dispositivos de sistemas de control digital.
Los estándares abiertos e las interfaces que permiten reducir el coste de disenar nuevos dispositivos soportados por unos fabricantes independientes.
Una sola celda de la red (en ingles: 'cell') puede ser usada sin problemas incluso por 200 usuarios en el radio de 5 kilómetros.
La posibilidad de proporcionar gran capacidad de transmisión a los usuarios que se desplazan a alta velocidad. En la actualidad, no se registra ninguna pérdida de rendimiento de la línea en la velocidad de 120 km/h, el límite de destino es 350 km/h.
Una serie definida de nuevos algoritmos, que en teoría han de mejorar el rendimiento general de la infraestructura de la red, por ejemplo el uso del protocolo HARQ con la modulación AMC para garantizar la transmisión de datos sin errores, modulación OFDM que permite conseguir altas velocidades de transmisión y que es resistente al fenómeno de interferencia, el uso de las matrices de antenas para elegir las rutas de senal del mayor rendimiento y las redes de autoorganización (SON) que simplifican la configuración, optimización y el rendimiento de las conexiones a la red por el parte del usuario final.
Actualmente en el mercado de telefonía móvil UMTS continua siendo el estándar más popular, no obstante en el futuro próximo se puede esperar que será echado del mercado por la tecnología LTE y su sucesora, la tecnología LTE-A (en ingles LTE-Advanced) que está desarrollada actualmente.
 
   
Speed-Test.es © 2017     Privacy Policy     Contact